Entrevista: Álex (Bala Azul)

Empezó jugando de delantero hace trece años en benjamines con el Dolorense, equipo en el que ha pasado casi toda su vida, para acabar siendo lateral. La temporada pasada se estrenó en Preferente con el Puente Tocinos y con la Deportiva Minera. A día de hoy, con 19 años, ha dado el salto a nuestra Tercera División con el Bala Azul y se perfila como uno de los laterales jóvenes de la categoría con mayor proyección de cara al futuro.

Es Álex, uno de los, por ahora, centrales de la zaga azulona. Un chico amable, divertido, y con las ideas muy claras acerca de lo que quiere para su mañana.

 

 


TRECERA: ¡Hola Álex! Cuéntanos cómo empezaste a jugar al fútbol.

ÁLEX: Bueno, yo estudiaba en el colegio Salesianos de aquí de Cartagena y justo al lado está el campo de fútbol, por lo que le comenté a mis padres la posibilidad de apuntarme al Dolorense. Lo hice, me probaron una o dos semanas y me hicieron ficha. Yo tenía entonces siete años y como no sabía que había escuela de pre-benjamines, me apunté a benjamines directamente donde hice tres años.

 

T: ¿Siempre has jugado de lateral, desde el principio?

A: ¡Nooo, qué va! Yo en benjamines era delantero centro, después pasé a ser interior; pero como era muy rápido, notaba que se me quedaba el campo pequeño y pedí ser lateral para tener más recorrido (risas). Por lo que llevo desde cadetes jugando de lateral.

 

T: ¿Has tenido algún ídolo futbolístico de pequeño?

A: Mi ídolo siempre ha sido Roberto Carlos, aunque Fernando Hierro también me encantaba.

 

T: ¿Te fijabas ya en los defensas?

A: Sí, pero siempre lo hacía más en los delanteros y porteros. Sobre todo en Súker, Mijatovic y Taffarel.

 

T: ¿Qué entrenador te ha marcado sobremanera en todo este tiempo?

A: Me acuerdo de todos y cada uno de ellos desde que comencé en benjamines, pero quizá, de los que más aprendí fueron, en mis años de juvenil, de Carlos Trasante y de Tano Moltó. Del primero aprendí el profesionalismo en el fútbol; y de Tano se puede decir que prácticamente todo, tanto en el fútbol como en lo personal. Tano me ayudó a formarme como mejor persona, fue como un segundo padre para mí.


T:
Cuéntanos algún recuerdo que tienes de todos los años que pasaste en el Dolorense...

A: Me acuerdo de los viajes que hacíamos en benjamines con los dos entrenadores en el Seat Panda, con la parte de la derecha del coche hundida  porque el entrenador estaba pasado de kilos (risas). Pero mi recuerdo más grande de esos años en el Dolorense, sin duda, es el ascenso a División de Honor hace dos temporadas en juveniles.

T: ¿Y cómo te surgió la posibilidad de fichar por el Puente Tocinos tras terminar con el Dolorense en juveniles?

A: El Puente Tocinos era un equipo nuevo y en su primer año ascendió a ultima hora a Preferente, e Iván Navarro, el segundo entrenador, iba perfilando el equipo para dicha categoría por si acaso; me lo comentó, pero yo me había comprometido con el Pozo Estrecho. Allí no estuve muy a gusto y entonces me decidí a fichar por el Puente Tocinos, ya que además tenía dos amigos allí (Garnés y Rafa) y me dieron buenas referencias.

 

T: ¿Consideras que diste un paso atrás al abandonar el Puente Tocinos a mitad de temporada?

A: Me dio mucha pena porque estaba muy a gusto, pero no creo que fuera un paso atrás, ya que no me fui porque quise. Después de abandonar el Puente Tocinos, me quedaba sin equipo, por lo que tengo mucho que agradecer a la gente de La Minera, en especial a José María, segundo entrenador, y Bienvenido, el actual presidente, que fueron quienes se interesaron por mí.

T: Ya que estamos hablando del Puente Tocinos, ¿cuál crees que fue el secreto del Puente Tocinos la pasada temporada para conseguir el ascenso a Tercera?

A: Creo que había una buena mezcla de veteranía y juventud que se supo llevar muy bien en el vestuario con Pedro Andreu a la cabeza. Del tiempo que estuve allí no recuerdo ningún roce entre jugadores o con el entrenador. Además, realmente había muy buenos jugadores; eran buenos todos, hasta los juveniles que entrenaban con nosotros (risas). También se implicaba mucho el presidente, Jose, del que tengo muy buenos recuerdos ya que es muy buena persona. Todo eso hacía que el Puente Tocinos pareciera una familia.

 

T: Empezaste en marzo en la Deportiva Minera, ¿cómo viviste el final de la campaña pasada allí?

A: Me hubiera gustado pasarlo mejor, la verdad, pero tuve una mala racha a nivel personal y no disfruté todo lo que hubiera querido. Encima se nos escapó el ascenso a pocas jornadas del final. Eso sí, conocí a gente que merece la pena.

T: Ahora estás en Tercera, ¿lo consideras un paso importante en tu carrera?

A: Hace cinco años lo veía como una cosa lejana el jugar en esta categoría. Nunca pensé que podría llegar, por lo que sí: es importante para mí. Todo lo que sea ir para arriba...

 

T: ¿A día de hoy sigues los resultados de tus anteriores equipos: Deportiva Minera, Puente Tocinos y Dolorense?

A: Claro, me gustaría que estuviesen los tres siempre en lo más alto.


T:
¿Por qué te decidiste a jugar en el Bala Azul?

A: Era una buena ocasión para jugar en Tercera, en un club que siempre me ha caído bien y donde había gente de Cartagena.

 
T:
¿Qué esperas de esta temporada a nivel deportivo?

A: Conseguir el objetivo cuanto antes y poder disfrutar del resto de temporada.

 

T: Aunque tu posición natural es la de lateral, te estamos viendo jugar de central, ¿te sientes cómodo en esta demarcación?

A: Ya llevo ocho partidos de Liga jugando de central y me siento muy cómodo, pero me faltan conocimientos para jugar ahí.

T: ¿Entonces nunca habías jugado en ese puesto?

A: No, nunca había jugado ahí, solo una vez en juveniles y la lié tanto que en la segunda parte me cambiaron al lateral (risas).


Asistencia de Álex para Diego contra el Lorca Dep.


T:
¿Cómo ves a tu equipo actualmente?

A: Ocho puntos en ocho jornadas no es mal promedio para un equipo de los llamados al descenso. Si sacas un punto en cada una de las 38 jornadas estás salvado (risas). En el equipo hay muy buen ambiente, sabemos que los resultados, tarde o temprano, deben llegar. No estamos teniendo mucha suerte de cara a portería, pero confiamos en que esa suerte cambie.

 

T: Y en lo personal, ¿te has marcado alguna meta para esta campaña?

A: Principalmente que me respeten las lesiones, y luego que tanto el entrenador como la directiva sigan confiando en mí para jugar todos los partidos posibles en 3ª División.

 

T: ¿Qué tal con Gaspar Contreras, el entrenador? ¿Lo conocías?

A: No, no lo conocía, pero nos llevamos muy bien, sin ningún problema. Le tengo que estar agradecido por darme la oportunidad de jugar en Tercera, así que tampoco voy a estar peleado con él (risas).

 

T: ¿Y con los compañeros? ¿Conocías ya a alguno?

A: A los únicos que conocía se fueron la segunda semana (Joaquín, que está en el Santa Ana, y Juanjo, que juega en el Pozo Estrecho), pero entonces llegaron dos más a los que conocía bien: Rivero, con el que coincidí tres temporadas, y Adrián, con el que compartía vestuario desde benjamines. Con el resto, hice amistad con todos, aunque quizá más con Andreu y Diego Segado, dos de los veteranos del equipo que más me están ayudando. Andreu, el primer día ejerció como anfitrión, ofreciéndose a ayudarme en todo lo que necesitara saber y aprender. Y Diego es como si fuera un hermano mayor para mí ahora mismo.

 

T: ¿Qué te parece el apoyo que tiene el Bala Azul por parte de la afición? Nos consta que precisamente tú tienes fieles seguidoras...

A: (Risas) Sí, hay un grupito de niñas que suelen ir a los entrenamientos. Por lo general, parece que cada vez se va animando más la gente del pueblo a ir al fútbol, al menos en el partido contra el Cartagena-La Unión se vio una grada más poblada. Esperemos que el equipo tire para arriba y se cree afición; es bonito ver una grada llena y sentir el apoyo de los tuyos.

T: Por curiosidad, ¿Qué equipos crees que van a estar arriba esta temporada?

A: ¿Por orden? 1º Jumilla, 2º Pinatar, 3º Yeclano y 4º Cieza. Una apuesta un poco arriesgada dejando fuera al Lorca que lleva muy buen equipo...

 

T: No puedo dejar de preguntarte qué te ha enseñado el fútbol en este tiempo...

A: Que es muy difícil estar ahí y tienes que tener una pizca de suerte para llegar a algún lado. A cambio te ofrece la posibilidad de hacer muy buenas amistades allá donde vayas.

 

T: ¿Cuál es el mejor consejo que te han dado y quién te lo dio para llegar hasta aquí?

A: Siempre intento aplicar en todos los ámbitos de mi vida la palabra CONSTANCIA. Me la inculcó Tano Moltó, que para dar consejos es el número uno.

 

T: ¿A qué jugador te ha costado más marcar en estos años?

A: En trece años que llevo jugando al fútbol quien más me ha hecho sudar ha sido la pareja Sergio Narváez-Hugo Salamanca, del Lorca. ¡Qué pareja, vaya jugones! Hugo Salamanca ha sido mi pesadilla a día de hoy (risas).

T: ¿Hay algún partido que recuerdes con especial cariño de tu carrera?

A: Hay dos: El último partido en Liga Nacional con el Dolorense contra el Ciudad Jardín que nos dio el ascenso; y el partido de despedida también con el Dolorense contra la Selección Cartagenera después de once temporadas jugando allí.

 

T: ¿Cuál ha sido el momento más duro para ti en el fútbol?

A: Sin duda, cuando me lesioné en mi 2º año de juveniles y estuve sin jugar seis meses.

T: ¿Cómo viviste ese tiempo en el que estuviste en el dique seco? ¿Te dieron ganas de dejarlo todo?

A: El día que me lesioné no se me olvidará jamás. Esa misma noche salía de viaje de estudios a los Pirineos para esquiar y fui en muletas, ¡pero fui! Incluso intenté esquiar un día, pero tuvieron que subir a recogerme (se ríe). La verdad es que lo pasé bastante mal. Al principio tenía mucha ilusión por volver a jugar, pero cuando vas a hacerlo y ves que la cosa se complica, sí que te hundes. Por suerte, en esos momentos siempre es importante tener a alguien especial en quien apoyarte aparte de tu familia, y yo tuve esa suerte. Fue por eso que no deje de jugar al fútbol.

 

T: Mejor cambiamos de tercio... ¿has marcado muchos goles a lo largo de tu carrera futbolística?

A: No he sido un buen goleador nunca, de ahí que cada año haya ido bajando de posición... (risas) Fallo goles hasta debajo de la línea, (se ríe).

T: Aún así, ¿de cuál guardas mejor recuerdo?

A: En cadetes jugamos contra el que después sería campeón de la Región y 5º de España: el San Ginés; y ganamos 2-1 con los dos goles míos. Algo bonito, la verdad.


T:
¿Te atreves a contarles a los usuarios de Trecera alguna anécdota que te haya pasado en estos años?

A: Claro, tengo unas cuantas. El primer día que llegó Carlos Trasante al Dolorense, apareción con un preparador físico, un ordenador, una báscula y unos pulsómetros; ¡Era algo nuevo para nosotros y los jugadores nos mirábamos extrañados! Cuando Carlos nos mando el primer ejercicio, dijo: “Vamos a ver si sabéis dar un pase”. Nosotros nos reíamos y decíamos: "El uruguayo este se piensa que somos tontos". Pero tenía razón: ninguno sabíamos dar un pase en condiciones (se ríe). Tampoco se me van a olvidar nunca las "correntillas" de Tano por la banda cada vez que metíamos un gol importante; o un gol en infantiles que fallé bajo la línea de gol, sin portero ni defensas, ¡la mande fuera del campo de fútbol! (risas).

 

T: ¿Te haría ilusión llegar a jugar con la Selección Murciana sub-23?

A: Por supuesto. Todo lo que sea defender la camiseta de la zona donde he nacido es bien recibido. Me haría mucha ilusión.

 

T: ¿Conocías la web www.trecera.com?

A: Sí, claro, la conozco desde hace algo más de un año. Aprovecho para mandar un saludo a todos los usuarios de la misma, ¡nos vemos en el campo de juego!

 

T: Muchas gracias, Álex.

A: Muchas gracias a vosotros por interesaos por mí.